Los Oficios en Nahualli

Presento a continuación un primer borrador de los distintos oficios a los que los jugadores tendrán acceso al crear personaje en Nahualli. En futuro se podrán añadir más (en algún suplemento tal vez, pero primero lo primero).

La idea es que el oficio sea como una guía para que el personaje tenga acceso a ciertas aptitudes, y quizás alguna habilidad o bonificador especial. Las ventajas y desventajas que se muestran son sólo una idea para desarrollar reglas más específicas a futuro.


Judas

El judicial, agente de la ley, pero de la ley del más fuerte, de la de Herodes. Al Judas le gusta el poder, le gusta ostentarlo, pero más que nada le gusta ejercerlo. La cosa es jugar el juego y guardar las apariencias. La charola del Judas es su llave a los placeres de este mundo y al ejercicio del poder. Pero debe jugar el juego para no perderla. Hay que obedecer órdenes, pero también hay que darlas (sin ideas). Nadie como el Judas para conseguir armas, hacer conectes y acceder a información clasificada.

Ventajas: influencias, placa, acceso a armamento.
Desventajas: línea de mando, servidor público.

Angelero

El angelero es un cazador de ángeles. Mata a los ángeles y los separa en cortes, para después venderlos. Aunque también los puede vender completos. Un angelero es antes que nada un comerciante. Sin embargo, destazar ángeles no es cosa fácil, se requiere de sangre fría. Muchos no soportan el trabajo y se vuelven locos, o se suicidan. Un angelero está muy bien familiarizado con su trabajo, sabe de las propiedades y cualidades de la materia angelical, así como de los diferentes tipos y rangos de ángeles. Aunque hay misterios celestiales que ni el más veterano de los angeleros ha logrado descifrar.

Ventajas: acceso a bienes angelicales.
Desventajas: posible pérdida de la cordura.

Diablero

Los diableros se dedican a atrapar diablos o demonios. Pero a diferencia de los ángeles, la carne de demonio no es buena para la ingesta, por ello el diablero captura a los demonios vivos y los esclaviza, ya sea para el trabajo, como sicarios o como animales de pelea. Un diablero debe ser disciplinado ya que al demonio se le doma con disciplina y trabajo. Una vez entrenado el diablero puede conservarlo para usarlo el mismo, o venderlo al mejor postor. Como el angelero, el diablero está familiarizado con todo lo referente a estos ángeles caídos, pero de igual manera, hay misterios infernales ocultos para el entendimiento mortal.

Ventajas: Demonio(s) entrenado(s)
Desventajas: puede perder el control del demonio

Milusos

A jack of all trades, a master of none –dicta el dicho gringo. El milusos sabe de todo un poco, pero no se especializa en nada. A todo le entra y de casi todo sale más o menos bien librado. Su habilidad se debe más a un instinto de supervivencia que a una capacidad técnica aprendida. “En tiempos de guerra hay que tirarle a todo lo que se mueva”, es el lema del milusos. Esto lo ha llevado a conocer gente importante, a descubrir cosas que no debería o a saber dónde buscar cuando quiere conseguir algo, pero también, algunas que otras veces, a meterse en muchos problemas.

Ventajas: sabe de todo un poco
Desventajas: no se especializa en nada

Paria

El paria no tiene hogar fijo, ni oficio, ni beneficio. Se funde con el paisaje urbano y como todo mundo lo ignora, ve cosas y oye cosas que no debería. Conoce los bajos fondos como ninguno. Y el no tener ataduras ni responsabilidades tiene sus ventajas. No requiere de máscaras sociales, ni de usos y costumbres. Se conoce a si mismo mejor que cualquiera. El paria ha renunciado a la materia, y por lo tanto le es más fácil romper sus ataduras. Es en el fondo un asceta y un chamán.

Ventajas: mayor control del nahual
Desventajas: excluido de todo trato social, considerado inferior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>